Home Anal Curiosidad por el porno gay
0

Curiosidad por el porno gay

84
0

Hoy os cuento como mi curiosidad de como empezó a gustar el porno gay

¿Sabéis aquel dicho de la curiosidad mató al gato? Pues la verdad es que la curiosidad a veces nos pone en situaciones que jamás habíamos imaginado y que de algún modos nos ayudan a descubrir nuestro verdadero yo interior.

Hace unos años atrás tuve la oportunidad de ir a una fiesta donde ir de etiqueta era protocolo, es decir que si no ibas vestido de etiqueta.. no entrabas a la fiesta. Esta situación se me hacía un poco difícil porque por aquellos entonces yo no tenía unos ingresos de dinero muy altos y costearme un smoking… era algo que no estaba dentro de mis posibilidades. Pero dado que era una oportunidad única, tenía que buscar la manera de encontrar la manera de hacerme con uno.

Comentando lo del tema de la fiesta con una compañera de trabajo, me dio la idea y posibilidad de alquilar el smoking. Esta idea me pareció genial, así que me puse a investigar por la red en lugares que alquilasen el smoking y llamar a todos.

Iba llamando a uno y a otros y anotando todo lo que me decía las respectivas personas al otro lado de la línea telefónica. Hasta que en una de mis llamadas me respondió la voz de un señor maduro pero que se notaba que era algo amanerado en su tono. Este señor me explicó todo de manera muy cordial e incluso me invitó a pasar por sus sastrería para que me probara algunos de sus trajes. Me dijo que encontraríamos algo que seguro fuese el adecuado con mi edad y que hasta disfrutaría del momento.

Esto último me resultó curioso, no por lo de «disfrutar del momento» sino por el tono jocoso y socarrón, e incluso podría decir insinuante, con el que lo dijo el señor. Como los precios estaban dentro de mis posibilidades y mi curiosidad por aquel tono.. hizo que me decantara por ir a probarme trajes, ¿Que podía pasar? Así que concerté una cita y me dispuse a ello al día siguiente.

Cuando entré pude ver todo el jaleo de gentío que tenía la sastrería. Varios dependientes atendiendo a todo el publico, tanto hombres como mujeres. A mi se me acercó una dependienta y le hice saber que me habian concertado la cita para ese día. Así que la chica se fue directa a un señor que me atendió telefónicamente. Era un señor alto, con el mentón bien marcado y con una voz algo amanerada pero bastante robusta. Ese tipo de voz que hace que se erice hasta el pelo de la nuca. Este señor, iba vestido con elegante traje azul marino y negro que me dejo fascinado. su barba era incipiente, diría que de un par de días. La cuál sin lugar a dudas le daba un aspecto de lo más sexy. Esta barba acompañada de una profunda mirada azabache me hizo ponerme un poco nervioso, tengo que reconocerlo (tengo que aclarar que hasta este momento yo me sentía completamente heterosexual, es decir me atraían las mujeres desde siempre, repito hasta ese momento)

Deduje que se trataba del jefe o dueño de la sastrería por como se acercaban el resto de empleados a él para consultar todo. Cuando se giró y me miró pude sentir como su mirada me desnudaba y yo me sentía totalmente agradecido por ella. Me gustaba esa sensación. Es algo que nunca sabré como expresar, no se como tan solo una voz y una mirada hizo que me replanteara toda mi sexualidad y mis ganas de descubrir el mundo porno gay.

El señor me hizo pasar a la trastienda para enseñarme toda la «mercancía» que tenía allí atrás. Así que ya en la parte trasera de la tienda y en la intimidad me enseñó varios modelos de smoking y me empezó a tomar medidas. Reconozco que me gustó que me tocara de manera tan sensual y atrevida. Mi cabeza iba a mil por hora y no se en que momento mi mano tomó el control de mi cuerpo y se dejó llevar. Empecé por roces sutiles, hasta que terminamos desnudos y yo a cuatro patas probando por primera vez el sexo anal con un hombre.

He de decir que desde entonces me he dado cuenta de que mi verdadera identidad es esta, me siento muy yo, muy completo, muy saciado de todo cuando estoy con hombres. Por tanto he asumido que mi mundo son los hombres y no las mujeres como creía. Menos mal que soy de mente abierta y he aceptado que esto es lo que hace feliz.

Por cierto, me llevé un gran smoking y desde que me acepté y me sentí 100% completo todo en mi vida ha cambiado a mejor. Mi trabajo es mejor, soy mas feliz y tengo una vida que me llena y me fascina… y todo ello por seguir hacia adelante por una simple CURIOSIDAD hacia el mundo gay y el porno gay.

(84)